Una década con Roger Espinoza

Roger Espinoza pertenece a la estirpe de los líderes silenciosos, un tipo de futbolista muy valorado por Peter Vermes, su entrenador en Kansas City. Recientemente se cumplió una década desde que los Kansas City Wizards (antigua denominación de la franquicia) lo eligieran en el 11.º puesto del Superdraft 2008, una edición en la que también asomaron Brek Shea o Tony Beltrán. Desde entonces, y salvo un breve periodo en el Wigan inglés, Espinoza ha defendido siempre el color azul sporting, manejando los hilos del equipo desde el centro del campo, intimidando a los creadores de juego rivales y teniendo desencuentros verbales con prácticamente todos los árbitros de la competición.

Peter Vermes valoró positivamente el paso de Espinoza por Wigan, donde se curtió “no sólo como jugador, sino como persona“, según palabras del propio técnico. A pesar de su alta valoración y su condición de intocable dentro del equipo, Vermes no quiere dormirse en los laureles y ha traído este año a un jugador de características muy similares: el chileno Felipe Gutiérrez. Zurdo como él, Gutiérrez apenas dejó recuerdo en Sevilla durante su breve paso por el Betis, pero es un futbolista de trabajo oscuro que ha aparecido de forma recurrente en las convocatorias de la selección chilena.

La salida de Benny Feilhaber rumbo a Los Ángeles a principios de año deja un hueco libre en el centro del campo, pero en Kansas City no sólo están las opciones de Espinoza o Gutiérrez. El francés Yohan Croizet también firmó recientemente para batirse con los dos latinos por un sitio en el once. Dentro del 4-3-3 de Vermes, siendo intocable Ilie Sánchez como pivote defensivo, quedan tres zurdos para dos puestos. La veteranía de Espinoza sobre los dos recién llegados debería ser suficiente aval para comenzar la temporada como uno de los jugadores que la afición dice de carrerilla al recitar el once de Kansas City.

Peleado de forma recurrente con la federación hondureña, Espinoza no tiene en el horizonte la posibilidad de disputar el Mundial tras la eliminación de los catrachos por Australia en la repesca previa a Rusia’18. La dimisión de Jorge Pinto, con quien varios jugadores más tuvieron desencuentros y por quien abandonaron la selección, puede dejar una puerta abierta al retorno del centrocampista a sus 30 años, pero eso no ocupa ahora la mente del Chino Espinoza, a quien ahora ocupa la inminencia de la temporada regular.

El hondureño pudo apreciar en los primeros días de entrenamiento que los más jóvenes esta vez no se habían descuidado y que tendrá que hacer gala de toda su experiencia y galones para mantenerse, una década después, como la referencia del Sporting sobre el Children’s Mercy Park. El nuevo y espectacular centro de entrenamiento de Kansas City –compartido con la federación estadounidense– puede ayudar a alargar la carrera de Espinoza en una MLS cada vez más exigente desde el punto de vista físico. A dos semanas de que comience la competición, Espinoza ya ha recibido amonestaciones en pretemporada, aclarando que no va a levantar el pie del acelerador ante Gutiérrez, Croizet ni ningún otro aspirante a ocupar el lugar del 17.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s