Alerta roja en Seattle por la lesión de ligamentos de Jordan Morris

La peor noticia para Seattle Sounders la pasada semana en Las Delicias no fue la derrota contra el Santa Tecla en la ida de los octavos de la Champions League, sino la salida de Jordan Morris del terreno de juego cojeando en los últimos minutos, ya con todas las sustituciones gastadas por Brian Schmetzer. Sin poder apoyar su pierna derecha, el secretismo ha sido la nota dominante desde el pasado jueves en el entorno de los Sounders, que no han emitido aún ningún comunicado.

Las informaciones off the record que llegan desde el estado de Washington no son nada alentadoras para el equipo esmeralda. Abrió la veda el exfutbolista Stuart Holden, que el pasado 24 de febrero reveló que le habían dicho que Morris tenía roto el ligamento cruzado anterior y se perdería entre seis y nueve meses de competición, lo que supone en la práctica toda la temporada 2018 de la MLS.

Geoff Baker, periodista de The Seattle Times, profundizó en la noticia indicando que hasta el inicio de la semana no se confirmaría nada por parte de Seattle, cuyo equipo médico -del que forma parte el padre del propio jugador- aún tiene que realizar pruebas a Morris para determinar con mayor precisión el diagnóstico. Aun así, la posibilidad de que el año de Morris haya terminado antes incluso de comenzar de forma oficial es una realidad bastante plausible.

Morris estaba llamado a ser una pieza importante esta temporada en los planes de Brian Schmetzer, esperando sumar meses de competición sin tener que preocuparse de las lesiones -en el pasado ha sufrido bastantes problemas musculares en los isquiotibiales-. Su polivalencia le permitía además ejercer no sólo como delantero centro, sino también como extremo izquierdo, donde podía hacer daño a las defensas rivales con su potencia en carrera. Esa variedad de posibilidades desaparecería ahora de un plumazo para el técnico sounder, que tendrá que buscar en el mercado algún jugador capaz de llenar un vacío de enormes proporciones.

Si bien el liderazgo del equipo, ejercido por Dempsey y Lodeiro en el ataque, no se va a ver del todo comprometido, la ausencia de Morris puede llevar al equipo a recalcular sus opciones de éxito en la liga. Campeones en 2016 y subcampeones en 2017, en Seattle se confiaba mucho en que esta temporada podría ser la de la reconquista. Ahora Brian Schmetzer tendrá que gestionar no sólo a un vestuario tocado por la lesión de uno de los iconos del equipo, sino también replantear todo lo trabajado durante la pretemporada, en la que Morris tuvo mucho peso específico porque era uno de los puntales en los que se sostenía el proyecto de Seattle en 2018. El tiempo dirá si el desastre vivido en Las Delicias terminó comprometiendo todo un año en el estado de Washington.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s