De la semana de oro de la MLS a la semana más difícil

El rotundo e inapelable 3-0 que se apuntaron los equipos de la MLS en las eliminatorias de cuartos de final de la Champions League frente a equipos mexicanos aún está siendo festejado al norte del río Grande. Toronto, Seattle y New York Red Bulls demostraron en la ida ser superiores sobre el césped a Tigres, Chivas y Tijuana, respectivamente, pero ninguna eliminatoria ha quedado cerrada por completo y los partidos de vuelta ya se están preparando, con muchas reservas en los duelos ligueros del fin de semana en uno y otro país. Los mexicanos aún no han dicho su última palabra y tienen la firme intención de demostrar que siguen siendo los dominadores de la región, como ha venido ocurriendo desde que LA Galaxy conquistara la Copa de Campeones en el año 2000.

Quienes más fácil tienen su pase a semifinales son los Red Bulls, que se trajeron del Caliente de Tijuana un jugoso 0-2 que podrán administrar en el Red Bull Arena la próxima semana. En el fuero interno de los Xolos quedó cierta sensación de injusticia, generada en gran parte por la soberana actuación de Luis Robles, el nuevo capitán taurino, que frustró en varias ocasiones al equipo de Diego Cocca. El técnico argentino, en la rueda de prensa posterior, tiró por elevación al asegurar que “si el equipo sigue con estas ganas, con esta generación de fútbol, si tuviéramos el 50 % de efectividad, que a lo mejor es mucho, capaz que son seis goles“. La vuelta en Harrison no la quieren dar por cerrada, algo de lo que también se cuidó Jesse Marsch, que por el camino tendrá que gestionar su debut en la temporada regular de la MLS con un complejo duelo ante Portland: “Sabemos que esto está lejos de estar terminado. Tendremos que prepararnos para otro partido que va a demandar todo lo que tenemos“.

Menos abierta está la eliminatoria entre Seattle y Chivas, que se decantó del lado sounder gracias a un solitario gol de Dempsey en el minuto 78 en el CenturyLink Field. A pesar de lo corto del resultado, los de Matías Almeyda no atraviesan su mejor momento, no sólo a nivel internacional, sino también en la Liga MX, lo que ha llevado a que salten las luces de alarma tras su derrota en el estado de Washington. Alan Pulido, probablemente su jugador de referencia, no se ocultó en ESPN y lamentó la mala planificación del Rebaño Sagrado ante este nuevo año: “Este era un torneo importante, yo hubiera querido que llegaran jugadores diferentes, con otro peso, con otro tipo de jerarquía, como lo he dicho, con más minutos jugados, con más experiencia“.

Al pesimismo de Pulido se une el convencimiento desde la acera de Seattle de Brian Schmetzer, a quien no asustan ni la altitud de Zapopan, (más de 1 500 metros sobre el nivel del mar), ni la presión que puedan ejercer los casi 50 000 espectadores que podrían darse cita en el Akron, el estadio de las Chivas. “La altitud es algo mental. Hemos jugado en Colorado [1 580 metros], así que eso no es preocupante. Hemos jugado también en grandes estadios por el mundo: contra el América, en Monterrey estando lleno… Entendemos que va a ser difícil, pero muchas veces esto puede inspirar a los jugadores“, avisó en rueda de prensa antes de recordar que Dempsey, Lodeiro o Torres tienen suficientes partidos a domicilio en grandes escenarios a sus espaldas para que esto no sea un factor desequilibrante.

Donde sí se espera una batalla sin tregua será en el Universitario, donde Tigres espera con ansias de revancha y un gol obtenido a domicilio a un Toronto que este año apunta muy alto y se llevó el partido de ida por 2-1 en el BMO Field. El duelo entre reds y felinos hubiera sido más adecuado para una semifinal o incluso una final de Champions, pero el azar los juntó en cuartos. Greg Vanney ya se teme el ambiente que les espera en el norte de México: “Sabemos que va a haber un nivel totalmente distinto de intensidad cuando bajemos a México. Estamos jugando con los campeones [de la Liga MX] y no quieren perder esta eliminatoria en frente de su afición en su propio estadio“, advirtió el pasado miércoles tras la victoria conseguida en la recta final gracias al canadiense Osorio.

La prensa local de Toronto también juega su parte en esta eliminatoria, y el titular de la crónica del Toronto Sun del día siguiente al partido no cayó demasiado bien en Nuevo León. Tigres de papel fue el titular de la sección de Deportes del periódico canadiense, y rápidamente obtuvo respuesta por parte de Miguel Garza, delegado deportivo de los felinos: “A lo mejor no les llega bien la noticia de lo que es este equipo. el frío les congeló un poco la forma de pensar. Faltan 90 minutos“. Al mismo tiempo, el lateral derecho Jiménez recordaba a todos que los jugadores de Tigres “queremos ser campeones de este torneo“. Se avecinan curvas para los equipos MLS, que están a un solo paso de concretar una gesta que puede empezar a hacer temblar la jerarquía de la CONCACAF a nivel de clubes tal como se conocía hasta el momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s