Los Whitecaps quieren ser protagonistas

La noticia saltó 24 horas antes de que comenzara a rodar el balón en los estadios de la MLS y no dejó a nadie indiferente: los Vancouver Whitecaps habían fichado a Felipe Martins, centrocampista de los Red Bulls. El pivote defensivo era -y es- uno de los mejores jugadores desde el punto de vista táctico presentes en la liga, uno de los referentes del equipo de Nueva Jersey, y prácticamente nadie concebía la temporada 2018 sin él en los onces titulares de Jesse Marsch cada semana. Al mismo tiempo, se empezaba a vislumbrar que en Canadá Carl Robinson estaba creando un auténtico equipo a tener en cuenta, sin hacer ruido, sin darse importancia, sencillamente trabajando desde el día siguiente a la eliminación frente a los Sounders en los playoffs de 2017.

Junto a Felipe, el BC Place ve cómo este año tiene un equipo bastante renovado respecto al de 2017. En el doble pivote ya no estarán Laba, ni Tchani, ni siquiera el nigeriano Igiebor, que llegó para jugar dos ratos en la recta final de la temporada. Este año el protagonismo será para el brasileño y el mexicano Efraín Juárez, uno de esos fichajes discretos que garantizan rendimiento inmediato si todo va con normalidad. El ex de Monterrey fue convencido por Robinson personalmente, el técnico galés viajó hasta México y tuvo varias conversaciones con él y su esposa que terminaron con el internacional del Tri cambiando a los Rayados por los Whitecaps. Los cimientos son más que sólidos con ellos dos, pero también se unió a la aventura Jordon Mutch, procedente del Crystal Palace, elevando a tres la lista de centrocampistas a los que varios equipos de la MLS actual reservarían sin dudar un puesto de titular.

No sólo han llegado refuerzos para la zona de creación, Vancouver también verá una defensa nueva con el trinitense Maund (llegó a mediados de 2017 procedente de Salt Lake) y el uruguayo Aja, otra adquisición sorprendente, dada la importancia que podría haber tenido en Orlando este año. El lateral Jordan Harvey y el central Tim Parker, dos zagueros más que fiables y respetados, hicieron las maletas al no serle renovado el contrato al primero -fichó por Los Ángeles- y ser incluido en el fichaje de Felipe el segundo. El debut de los Whitecaps en la MLS 2018 contó con una defensa formada por el sophomore Nerwinski, Waston -cada vez con más galones-, Maund y De Jong en la banda izquierda. No consiguieron dejar a cero el marco de Marinovic, pero a lo largo del año éste puede ser un escenario nada inusual.

De las pequeñas revoluciones en cada línea no se libró el frente de ataque. Montero tuvo que retornar a China tras su cesión y luego fichó por el Sporting de Portugal. Para suplir la ausencia del colombiano, Carl Robinson ha conseguido hacerse con los servicios de Kei Kamara, reducido a la mínima expresión en su etapa en los Revolution; y Anthony Blondell, uno de los delanteros más prometedores de la liga venezolana. El veterano sierraleonés ya dejó su impronta en el debut con un gol ante Montreal, siendo el otro de un Alphonso Davies al que su entrenador ha sabido apretar las tuercas en pretemporada. Debutante con 15 años en la Champions League de hace dos años, a sus 17 existía el riesgo de que el extremo canadiense comenzara un estancamiento similar al de Freddy Adu. Para evitarlo, Robinson comenzó a enviarle recados públicos: “No fue suficiente para un jugador con su capacidad. Le dije lo que tiene que hacer y lo desafié para que se involucrara en cada partido“, dijo cuando se le preguntó por la evolución de Davies en 2017.

El muchacho nacido en Ghana parece haber tomado buena nota: ya en pretemporada dejó un gol para el recuerdo atravesando todo el campo al estilo Bale contra Las Vegas Lights (USL), y en su debut en la temporada regular contribuyó a la victoria con el 2-1. Sin Copa Oro en el horizonte, nada que no sea Vancouver debe estar en la mente del talento con el número 67 a la espalda, que a su derecha tendrá al peruano Reyna descosiendo defensas con su calidad técnica y unos metros más adelante a un Kamara con ganas de reivindicarse. El escenario para él parece realmente provechoso.

Corren tiempos nuevos en el BC Place, donde ya no están viejos consentidos de la afición como Ousted, el argentino Laba o el costarricense Bolaños. A cambio, la afición whitecap verá a un equipo con bastante fondo de armario y muchas variables tácticas. Este año, Vancouver tiene una plantilla con la que aspirar a algo más que aguantar un 0-0 contra los Sounders en las semifinales de conferencia y regalar al mundo el partido más aburrido del año. Carl Robinson tiene plenos poderes desde hace bastante tiempo y parece tener claro que en 2018 los Whitecaps pueden dar un paso adelante aprovechando que la atención se la llevan otros equipos como Toronto, Seattle o New York City. El silencio es el mejor aliado en Canadá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s