Toronto-Salt Lake: Altidore hace arrancar al campeón (3-1)

La mente está puesta en el América y en las semifinales de la Champions League, es inevitable, pero Toronto se reenganchaba a la temporada regular de la MLS con cuentas pendientes, aún sin victorias en su haber, y recibía a Salt Lake en casa. El escenario era propicio para sumar los tres primeros puntos y empezar a meter el calor en la afición del BMO Field antes de que el miércoles llegue el gigante mexicano a tierras canadienses. Altidore entendió que el duelo ante los de Utah no debía enredarse más de la cuenta y antes del descanso ya había dejado la tarea finiquitada.

Lo más destacable en la alineación de Greg Vanney fue la inclusión de Van der Wiel como central al lado de Moor, dejando la banda derecha para que se la repartieran Auro y Hasler. El holandés empezó a mostrar que ya tiene suficiente veteranía como para amoldarse a tareas que se salen de su posición natural y no se complicó la vida en ningún momento ante Luis Silva, el ariete de Salt Lake.

Cambios tácticos aparte, la primera mitad se desarrolló en su totalidad en el frente de ataque, donde Giovinco buscaba a Altidore y viceversa. Un penalti por una mano discutible de Kreilach cuando el delantero estadounidense buscaba un pase atrás desde la línea de fondo puso a la Hormiga Atómica frente a Rimando desde los 11 metros, pero el italiano volvió a errar ante el veteranísimo portero californiano, que ya el año pasado le detuvo un penalti. A sus 38 años, Rimando sigue siendo un puntal que sostiene a Salt Lake a pesar de su engañosa planta, más propia de un portero amateur que juega ligas de fútbol 7 los fines de semana. Rimando -que incluso le paró un penalti al Pibe Valderrama en sus años emeleseros- volvió a adivinar la intención de Giovinco y envió el balón a córner.

No tardó mucho en llegar un nuevo penalti a favor de Toronto, en esta ocasión más claro, después de que Glad arrollara a Altidore cuando ya se disponía a encarar a Rimando. Esta vez la responsabilidad la asumió el propio Altidore, Rimando dudó hacia qué lado lanzarse y el balón entró por su lado derecho. El partido ya era plácido para los reds. Altidore aún tenía cosas que decir, y antes del descanso aprovechó un pase desde la izquierda de Morgan para poner el 2-0 y hacer que la segunda parte sirviera para dosificar esfuerzos, siempre con el América en el horizonte.

Rimando aparte, Salt Lake apenas ofreció nada. Savarino estaba bien vigilado en la banda derecha, Plata apenas supuso problemas para el novato Auro y Rusnák, desesperado por la ausencia de balones, terminó retrasando su posición hasta la altura en la que trabajaban Beckerman y Kreilach, lo que dejó a Luis Silva solo y aislado en el frente de ataque, absorbido por la solidez que desprendía el dúo Van der Wiel-Moor. Irwin ocupó la portería dando un respiro a Bono, pero podría haber jugado cualquiera; los escasos disparos que salían de los atacantes de Salt Lake apenas llevaban peligro.

Ya en la segunda parte, Toronto contemporizó todo lo que quiso, tomando el mando de las operaciones Delgado y Bradley, sin mácula el capitán durante los 90 minutos. Salt Lake empezó a intentarlo y Plata tuvo unos minutos efervescentes antes de dejar su lugar a Baird, que fue el que acortó distancias ya en la recta final. Greg Vanney dio entrada a Chapman, Aketxe y Ricketts para dosificar los esfuerzos y fue una acción entre estos dos últimos la que derivó en el 3-1 ya en el tiempo añadido. Aketxe volvió a demostrar que tiene un disparo desde fuera del área potentísimo, pero el balón se estrelló en el larguero. El regalo no lo desaprovechó Ricketts, que certificó los tres primeros puntos del vigente campeón antes de que llegue el partido más importante del año. El América no se parecerá en nada a Salt Lake.

Ficha técnica
Toronto: Irwin; Auro, Van der Wiel, Moor, Morgan; Hasler, Bradley, Delgado, Osorio; Giovinco y Altidore
Salt Lake: Rimando; Lennon, Marcelo Silva, Glad, Phillips; Savarino, Beckerman, Kreilach, Plata; Rusnák y Luis Silva
Goles: 1-0, Altidore (p, 23′); 2-0, Altidore (45′); 2-1, Baird (82′); 3-1, Ricketts (90’+2′)
Árbitro: Allen Chapman. Amonestó a Giovinco, Altidore, Beckerman, Osorio, Phillips y Morgan
Estadio: BMO Field. 28 006 espectadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s