Minnesota se reengancha a la MLS

Han pasado un año y cuatro meses desde el debut oficial de Minnesota United en la MLS y es ahora cuando parece que los loons empiezan a competir propiamente en la máxima categoría del fútbol estadounidense. Su 5-1 en casa frente a Los Ángeles FC culminó una semana mágica en la que aprovecharon tres partidos como locales para sumar un pleno de nueve puntos que lo sitúan en zona de playoffs y subraya que Minnesota ya le está tomando el pulso a una liga que lo recibió a base de puras goleadas. Sigue en el banquillo Adrian Heath, el entrenador que no supo darle una identidad propia a Orlando en sus primeros pasos en la liga -aunque los leones púrpura tampoco han demostrado tenerla sin él- y se mantienen en la primera plantilla algunos supervivientes de su etapa en la NASL, como Kallman, Ibson, Ibarra o Ramírez. Ellos han sido el núcleo en torno al cual se ha ido desarrollando un equipo que ha tenido que ir aprendiendo no sólo a palos, sino también a una velocidad inferior a la de otros equipos de expansión, principalmente por la voluntad de la directiva de no apostar por un jugador designado hasta este mismo año.

El fichaje de Darwin Quintero ha sido precisamente el punto de inflexión en el devenir de la franquicia. A sus 30 años, no se puede decir que haya sido una apuesta de futuro al estilo Almirón, sino más bien un órdago para empezar a tener un presente digno. Baqueteado en la Liga MX durante los últimos años, el Científico del Gol llegó a EE. UU. con el interrogante de saber cómo se iba a adaptar a la competición y, sobre todo, si su hambre competitiva tenía aún alguna vigencia. Cuatro meses después, el de Tumaco ya ha demostrado que no llegó a Minnesota para pasearse, y los veteranos loons lo agradecen, pues de su mano está llegando una nueva versión del United, cada vez menos patito feo en la liga.

Con un rendimiento más que regular y brillante, que le ha valido ya varias inclusiones en el Equipo de la Semana, Darwin lidera a un Minnesota que se ha hecho fuerte en el TCF Bank, donde siguen presentándose más de 20 000 fieles en cada partido, buena señal para el futuro estadio. Con ocho victorias, un empate y tres derrotas en casa, a Minnesota le está sirviendo para estar en la séptima plaza de la Conferencia Oeste, y aunque la debilidad defensiva del equipo se mantiene en las jugadas posteriores a la obtención de un gol, los triunfos empiezan a no ser una rara avis en el estado de Minneápolis.

Hace mucho tiempo que no estaba en un equipo así“, celebró en rueda de prensa el sufrido Adrian Heath, que ha tenido que adaptarse a marchas forzadas a la evolución táctica que ya se empieza a ver de forma habitual en los equipos de la MLS y ya plantea un 3-5-2 sobre el césped con cierto criterio estratégico. “Cada vez que atacamos, si le damos el balón a Darwin, parece que vamos a tener una ocasión de gol“, prosiguió el técnico inglés. Su influencia en el juego es casi total. Jugando como segunda punta y volcándose continuamente a la banda derecha, Darwin asiste, encara, dispara y genera estrés constante en las defensas rivales. No obstante, el colombiano no está solo; Ibarra es su mejor socio al reconvertirse en carrilero diestro y Ramírez llevaba anhelando un jugador diferencial que lo ayudara demasiado tiempo. Su llegada ha sido la pieza que le faltaba al engranaje de una máquina modesta, pero no por ello defectuosa en su totalidad.

La goleada ante Los Ángeles, el recién llegado que acapara tantos focos gracias a Carlos Vela y compañía, ha servido para que Minnesota celebre durante toda la semana sus nuevos récords de máxima goleada en la MLS y tres triunfos consecutivos. Aun así, sigue faltando demasiado para que los loons sean uno de los equipos de referencia: falta de calidad técnica en el centro del campo, donde Warner y Schüller (goleador este domingo) siguen siendo titulares sin dificultad; debilidad defensiva y falta de fondo de banquillo, por no hablar de una debilidad sistémica a domicilio, donde sólo han conseguido un triunfo y acumulan ya ocho derrotas.

A pesar de todo esto, el capitán Francisco Calvo no tardó en reivindicar a los loons con rotundidad en zona mixta tras vapulear a los angelinos y culminar su semana de oro: “Quiero ver lo que van a decir los medios de nosotros ahora“, recordando antes que “no tenemos que demostrarle a nadie que somos un buen equipo. Ganamos a Atlanta allí [2-3 en octubre de 2017] y ahora a Los Ángeles aquí“. Ahora sí, Minnesota ya compite en la MLS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s