El momento decisivo de Toronto

La primera mitad de la temporada ya quedó atrás para Toronto. Todo lo que pudo salir mal salió mal e incluso peor, dejando al vigente campeón descolgado de la lucha de los playoffs, a las puertas de su primer título internacional en la final de la Champions League y con un rosario de lesiones en el que Altidore y casi todos los miembros de la línea defensiva fueron pasando por la enfermería mientras Alex Bono perdía toda la confianza y se convertía en un guardameta vulnerable ante cada disparo.

El viaje a Chicago puede servir como catalizador de un nuevo inicio para los de Greg Vanney. Su trabajada victoria por 1-2 en el Toyota Park les da tres puntos para empezar a rearmar la moral, aunque fue la presencia de Altidore y Mavinga en el once la mejor noticia para todos. Incluso los diez minutos finales que disputó Víctor Vázquez son halagüeños para Vanney, al que por fin se le concede un respiro: “Es algo grande porque empiezan a jugar en sus posiciones naturales. Las asociaciones que han existido en los últimos dos años vuelven a aparecer”. Lo agradece Vanney y lo agradece Giovinco, que ya no tendrá que pelearse en solitario contra el mundo y podrá volver a recuperar parte del brillo perdido.

Una de las grandes víctimas de estos cuatro meses de horror para Toronto ha sido Ager Aketxe, que ha sido cedido al Cádiz después de no terminar de cuajar. Tim Bezbatchenko, el director general de Toronto, apuntó a la obligación de jugar a altas revoluciones en el inicio mismo del curso con la Champions League frente a los mejores equipos mexicanos, lo que impidió que se pudiera planear una pretemporada en condiciones. Aketxe dejó ramalazos de calidad puntuales, pero no consiguió asentarse en un centro del campo que ha tenido menos bajas que el resto de líneas y en el que el canadiense Osorio se ha erigido en el líder del equipo en estos momentos de crisis y zozobra.

Para cubrir su hueco llega Jon Bakero, procedente precisamente de Chicago, donde recala el polivalente Nico Hasler. Además de liberar espacio salarial en Toronto, la presencia de Bakero -mejor jugador universitario de 2017- al lado de Víctor Vázquez y el carácter más coral del vigente campeón pueden venirle bien para sacarse el mal sabor de boca de sus primeros meses en la MLS con los Fire, donde Veljko Paunovic le ha dado menos protagonismo del que se esperaba a principios de temporada. Con Giovinco, Altidore y compañía tendrá un mayor número de opciones para asociarse en el terreno de juego y empezar a dar vuelo a su fútbol al más alto nivel.

Este fin de semana vuelven a verse las caras con los Fire en lo que podría ser el debut del jugador español, al que en el cuerpo técnico de Toronto consideran una pieza valiosa de refresco para las segundas mitades. El poco margen entre su traspaso y el primer partido en Bridgeview hizo imposible su debut, pero podría producirse en el BMO Field frente a una defensa que conoce bien de los entrenamientos y que no se caracteriza por su solidez. Ha llegado la hora de que el campeón muestre su verdadero potencial porque el tiempo se acaba y los playoffs están a nueve puntos de distancia (seis virtuales teniendo en cuenta que New England tiene un partido más).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s