Expansión: El proyecto de Miami, en campaña ante un nuevo plebiscito

El proyecto de la MLS en Miami ya tiene una nueva y definitiva fecha en el horizonte: el mes de noviembre. Será en ese mes cuando los ciudadanos de la ciudad de Florida tendrán que decidir en un referéndum si aceptan que el estadio del futuro equipo se empiece a construir en Melreese, un campo de golf que se convertiría en un proyecto inmobiliario de 1 000 millones de dólares con el estadio como eje gravitatorio.

Una comisión creada ad hoc por el Ayuntamiento de Miami aprobó por un resultado de 3-2 someter la consulta a los votantes de Miami para que sean ellos los que decidan si aceptan la nueva propuesta de David Beckham y Jorge Más, caras visibles del equipo de expansión. Con noviembre en el horizonte, comienza la campaña para convencer a los vecinos de que voten por el sí.

Para ello, los directivos de Miami ya han avisado de que en breve empezarán a llegar noticias oficiales sobre el equipo, del que aún no se conoce el nombre ni el escudo ni sus colores. La identidad corporativa será lo primero en hacerse oficial, presumiblemente a finales de este mes de julio, para que el aficionado empiece a tener elementos con los que identificarse y con los que poder posicionarse a favor frente a los votantes indecisos.

Por otro lado, también está sonando con fuerza en la prensa local y nacional la posible llegada de Paul McDonough, actual vicepresidente de Atlanta United, como futuro mánager general del equipo. McDonough renovó recientemente su puesto como vicepresidente de Atlanta hasta 2022, por lo que su aterrizaje en Miami supondría un desembolso por parte del equipo de Beckham. Está considerado como una de las piezas clave en la gestación del equipo de Georgia junto a Darren Eales y Carlos Bocanegra, y también acumuló experiencia anterior en Orlando, otro equipo de expansión reciente, lo que lo sitúan como uno de los hombres indicados para liderar el nuevo proyecto en la parcela deportiva.

Los pequeños grupos de aficionados ya se están organizando para comenzar la campaña puerta a puerta e ir sumando adeptos a la causa de Miami para el referéndum de noviembre. César Molero, vecino del barrio de Flagami, comentó en declaraciones al Miami Herald que “desde ahora y hasta noviembre tenemos que ir puerta a puerta y empezar a hacer campaña por los barrios. Necesitamos convencer a la gente de que este equipo es su equipo y este proyecto será bueno para toda la ciudad“.

A quienes no tendrá a favor seguramente será a los aficionados al golf. El complejo de Melreese es de titularidad pública, y ya ha habido voces discrepantes sobre este nuevo proyecto. Erik Compton, exgolfista profesional, se quejó en Golf Digest de que “todo se trata de beneficios. Pueden hacer sitio para el estadio en cualquier otro lugar. Melreese es un lugar sagrado para mucha gente que viene a jugar al golf en unas instalaciones normales, eso es espectacular“. Su carácter público hace que su precio sea asequible (35 dólares para la gente de Miami), lo que convierte en accesible un deporte generalmente tachado de elitista. Su última renovación se produjo en 2014 e incluso Tiger Woods dio una charla allí, donde es habitual ver a deportistas profesionales y famosos.

Una vez descartados el puerto de Miami y Overtown, el equipo de la MLS en Miami se lo juega todo a la carta de Melreese y a la voluntad popular. Un voto negativo en el mes de noviembre supondría volver de nuevo a la casilla de salida, y quién sabe si a agotar definitivamente la paciencia de David Beckham.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s