19 claves de la MLS 2019 (II): El verdadero rostro de DC

Ya no hay excusas, DC ha cerrado una notable transición y el nuevo año servirá para ver dónde están situadas las águilas negras dentro del panorama de la MLS. La inauguración del Audi Field a mitad de año, de la mano con la llegada de Wayne Rooney y la resurrección de Luciano Acosta, dejaron entrever un equipo de nuevo competitivo, autor de una remontada que los devolvió a los playoffs aunque caído a las primeras de cambio en la ronda eliminatoria después de una tanda de penaltis.

El otoño fue testigo de la evolución de un equipo inerte en la liga en otro mucho más férreo, insolente y, por momentos, ilusionante. Los temores de la llegada de Rooney en la treintena quedaron rápidamente disipados al ver cómo se empleaba sobre el campo el exjugador de Everton y Manchester United. La comparativa con los fiascos de Steven Gerrard y Frank Lampard duró poco y se desvanecieron por completo cuando se dejó sus últimas fuerzas en el tiempo añadido contra Orlando para cortar un peligroso contraataque y al mismo tiempo enviar el balón en largo hacia Acosta para sellar un agónico triunfo. Aquel gol fue el interruptor para la afición y para el propio mediapunta argentino, que vieron que de la mano de la leyenda inglesa estarían de nuevo en disposición de pelear por algo más que arrancar hojas del calendario en espera de nuevas temporadas.

La asociación entre Rooney y Acosta fue importante, pero no se puede decir que la dependencia fuera total. El Turquito Asad también dejó sus destellos, así como el costarricense Ulises Segura, pivotando entre la mediapunta y la banda. Canouse dio un paso adelante como distribuidor a tener en cuenta en el futuro y la presencia entre los tres palos de Bill Hamid tras un inocuo paso por Dinamarca devolvió la seguridad en una defensa hasta aquel momento pobre. De repente, los astros se alinearon para Ben Olsen.

La traicionera ronda eliminatoria a partido único terminó condenando a DC, que vio cortado el buen impulso que traía en la recta final de la temporada regular ante Columbus. Siempre podrán decir en el Distrito de Columbia que, para haber competido con todo durante sólo medio año, el resultado fue óptimo, y no les faltará razón.

Esa aceptable coartada, no obstante, tiene fecha de caducidad, y en el Audi Field se espera un año interesante en 2019, de nuevo con todas las piezas que devolvieron viejos recuerdos de su pasado exitoso y nuevas incorporaciones que dan motivos para pensar que Ben Olsen tiene entre manos un proyecto grande.

De nuevo la mira para los refuerzos clave vuelve a Sudamérica, y en esta ocasión es Lucas Rodríguez el centrocampista ofensivo elegido para apuntalar aún más el ataque de las águilas negras. Con tres años de experiencia en la Superliga y varios partidos en Libertadores y Sudamericana, el exjugador de Estudiantes sonó con fuerza para reforzar a River tras la salida del Pity Martínez y se presenta como uno de los jugadores a seguir con lupa en la liga este nuevo año. Su nueva afición espera que el dúo AcostaRooney se convierta con la llegada de Tití en un tridente mortífero, al tiempo que el resto de la Conferencia Este deja de mirar con compasión hacia la capital del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s