Salt Lake 0-2 Los Ángeles: El Ferrari llegó a meta

A la primera, sin esperar a nadie. Los Ángeles consiguió asegurarse los playoffs a pesar de que no dependía enteramente de lo que hiciera el equipo de Bob Bradley en el Rio Tinto ante Salt Lake. Dallas tenía que dejarse puntos en Montreal y los texanos cumplieron empatando 3-3 en el Saputo, dejando el camino expedito para que Vela y compañía hicieran sus deberes ante los monárquicos de Freddy Juárez.

Los Ángeles es un equipo que ha madurado muchísimo desde que fue eliminado el año pasado a las primeras de cambio en los playoffs, precisamente a manos de Salt Lake, y sabe cuándo pisar el acelerador a fondo, cuándo regular, cuándo apostar por las rotaciones e incluso cuándo sufrir alguna derrota conveniente durante una temporada regular en la que apuntan a batir todos los récords. En Sandy el escenario era terriblemente incómodo, no sólo por la presencia del verdugo de 2018 sino también por la del colegiado Baldomero Toledo, viva imagen de que el arbitraje en la MLS está dos o tres escalones por detrás del nivel futbolístico actual.

Quedaba la duda sobre qué versión de Salt Lake se vería en este duelo contra el líder del Oeste, si el equipo fresco y atrevido que goleó a Seattle entre semana o la versión correosa y dura de la era Petke. Desde el once inicial se despejaron las dudas, Freddy Juárez devolvió a Beckerman al once sacando a Johnson y ubicando de nuevo a Kreilach como delantero centro. El petkismo (si es que eso existe) va a ser difícil de olvidar en Utah. Beckerman y Everton formaron un doble pivote redundante que dejó la iniciativa al trivote de Los Ángeles y simplemente se turnaban para las coberturas defensivas y para detener a Vela con faltas tácticas, labor de la que se ocupó el veterano Beckerman sobre todo. Asumir el papel de equipo pequeño en casa propia implica tener todas las armas preparadas para la guerra de guerrillas, y Salt Lake obvió un detalle importante: a diferencia de los playoffs, el Rio Tinto no mostraba su mejor entrada ni fue la caldera que pudiera sacar de quicio a los aurinegros, mucho más sólidos en agosto de 2019 que en el otoño de 2018.

Con estos ingredientes sobre la mesa, Los Ángeles maduró el partido y gestionó las trampas propias y ajenas que se iban encontrando. La expulsión de Zimmerman por doble amonestación al principio de la segunda mitad fue discutible, sobre todo por la poca cintura de Toledo al encajar las protestas del central en la primera amarilla por un levísimo empujón a Kreilach. La segunda llegó por un amago de contraataque en el que Everton se animó y Zimmerman lo cortó claramente, pero a una distancia eterna aún del área de Miller.

No supone esto que el árbitro perjudicara a Los Ángeles, ya que Herrera también vio una roja por cometer penalti sobre Vela. Que hubo pena máxima nadie lo duda, pero la política arbitral actual invita a intentar no aplicar el triple castigo (penalti, expulsión más partido extra de suspensión) si no hay riesgo físico para el rival. Esa política no existe en la guía de estilo de Baldomero Toledo, que en la primera parte ya le enseñó la roja al propio Herrera por una supuesta mano bajo palos que no fue tal. En esta acción el VAR rectificó al veterano colegiado, que además estaba bien posicionado en la acción para ver que no le dio en la mano, pero no en la segunda, que entra dentro de un supuesto interpretable del propio árbitro.

Con dos jugadores menos sobre el campo, Vela convirtió el penalti y Freddy Juárez empezó a tocar piezas en su equipo. Retiró a Beckerman para dar entrada a Johnson, lo que devolvió a Kreilach a la medular, donde puede organizar y seleccionar los ataques de Salt Lake, pero sólo duró en esa posición siete minutos, cuando fue sustituido por Plata. Su tercer cambio, el lateral Lennon por el extremo Saucedo, fue aún más improductivo al dejar toda la banda derecha desnuda. Hacia allí se volcó el infatigable Diomandé para aprovechar el vacío y sentenciar a Rimando y a Salt Lake con el 0-2. El Ferrari aurinegro de la MLS ya ha cruzado la línea de meta, mientras los Fiats siguen peleando entre ellos con vueltas perdidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s